La mayor parte de la superficie de la Tierra está cubierta de agua de mar, de hecho, representa casi la totalidad del agua del mundo. Dado que el agua dulce es escasa, es lógico que las tecnologías nos hayan llevado a encontrar soluciones de desalación de agua de mar.

La idea es desarrollar diversas opciones de tratamiento de agua y estrategias asociadas a la desalinización para potenciar al máximo la gestión de nuestros recursos hídricos. Veolia Water Tecnologies apuesta por esta iniciativa para distribuir agua de alta calidad para consumo humano o uso industrial o agrícola.

¿Qué es y en qué consiste la desalinización del agua?

 

La desalinización del agua es un proceso mediante el cual se separan las sales del agua de mar para transformarla en agua potable, que puede ser empleada para distintos fines. Este tipo de iniciativa se lleva a cabo en plantas desalinizadoras o plantas desaladoras con el objetivo de suministrar agua dulce a quienes tienen complicado su acceso.

Actualmente, reducir la salinidad en el agua se consigue a través de diferentes métodos. Ahora bien, la ósmosis inversa es uno de los sistemas más innovadores que existen y se ha convertido en todo un referente. Tanto es así que en algunos países es la técnica más utilizada.

En realidad, la desalación siempre se ha generado de manera natural a través del ciclo hidrológico o ciclo del agua en el que tiene lugar la evaporación del agua del mar. Sin embargo, la cantidad de agua que existe en el planeta no varía y los humanos nos hemos visto en la obligación de crear instalaciones industriales destinadas a la desalinización.

 

La solución clave para la escasez de agua

 

A lo largo de los últimos años hemos usado diferentes opciones para emplear el agua procedente de la naturaleza. La hemos transformado y nos hemos asegurado de que pueda ser utilizada para el consumo humano. Uno de los métodos revolucionarios de los últimos tiempos consiste en separar la sal del agua del mar, también llamado desalinización.

Como ya hemos mencionado, la clave está en separar las sales de la disolución salobre (agua de mar) y utilizarlo allá donde hace falta. Y es que cada año aumentan las dificultades para obtener agua potable siguiendo los métodos tradicionales.

El cambio climático es uno de los factores que está provocando la escasez de agua. Si no cambiamos esta situación y hacemos lo posible para evitar que avance, la desalinización del agua podría convertirse en la principal opción para que la población mundial se abasteciera de agua potable. Sea como sea, hoy día es una magnífica alternativa para su uso industrial y para satisfacer las necesidades diarias de agua en algunas ciudades.

 

Fases del proceso de desalinización

 

Dada su función, su instalación debe llevarse a cabo cerca del mar. De hecho, cuanto más lejos se encuentre del agua marina, mayor será el consumo energético utilizado para llegar hasta ella, algo que encarece el proceso.

 

En los orígenes de las desalinizadoras se empleaba el sistema de evaporación por energía solar. Hoy en día, este tipo de tecnología no es habitual su uso. Con el paso de los años fue sustituida por la ósmosis inversa, un método más efectivo que comenzó a implantarse en diferentes partes del mundo.

 

Sea como sea, el proceso de desalinización del agua debe pasar por las siguientes fases:

 

  1. Lo primero es captar el agua salobre o agua de mar.
  2. La segunda fase es el pretratamiento, que consiste en adaptar las características propias de este agua para su posterior recogida en las plantas de desalación.
  3. La desalación es la fase más importante que tiene lugar a través de diferentes métodos: evaporación, destilación o membranas.
  4. El postratamiento es el proceso final que trata de corregir el grado de dureza del agua y la alcalinidad que ha quedado con respecto a las fases anteriores.

 

Veolia es especialista en la desalación de agua de mar. Actualmente utilizamos cuatro opciones: destilación de efecto múltiple, destilación instantánea de multi etapa, desalación por ósmosis inversa y desalación híbrida (combinación ósmosis inversa y destilación de efecto múltiple). Durante los últimos años hemos construido miles de plantas de diferentes tamaños y sistemas de desalación por ósmosis inversas en más de 80 países.

 

¿Cómo funciona la desalación por ósmosis inversa?

 

En Veolia somos líderes en la desalación por ósmosis inversa, una técnica que destaca por ser efectiva y sostenible. Sin duda, es la mejor opción, pues no solo mejora la calidad del agua sino que reduce el impacto sobre el medio ambiente.

 

Es uno de los sistemas más innovadores y prósperos del mundo capaz de suministrar agua dulce en aquellas áreas con problemas de recursos de agua por sobreexplotación, ríos secos, etcétera. La ósmosis inversa conlleva un abastecimiento ejemplar para que millones de personas puedan disponer de agua potable. Al mismo tiempo, este sistema implica una reducción significativa de emisiones de CO2 con respecto a las tecnologías de desalación convencionales.

 

Este proceso consiste en ejercer presión sobre el agua salada que pasará por una membrana semipermeable, cuya función es agotar la concentración de sales en favor del agua dulce. De esa forma, la ósmosis eliminará los elementos suspendidos que se encuentren en el agua, incluyendo virus, bacterias y contaminantes químicos para obtener agua de calidad, que podrá ser utilizada en procesos industriales o para consumo humano.

 

De cualquier forma, el agua resultante, fruto de la ósmosis inversa, ha de ser tratada para alcanzar el grado máximo de calidad. No hay que olvidar que el agua osmotizada cuenta con pocos carbonatos y un pH ácido, lo que puede resultar corrosivo. Así, antes de proceder a su distribución y consumo, es necesario ajustar el pH e incluso agregar algunas sustancias necesarias (hipoclorito y fluoruro de sodio) para su uso como agua potable.

 

No hay duda, el proceso de desalinización formará parte de nuestro día a día en un futuro que no está demasiado lejos. Será nuestra salida a la gran crisis de agua dulce que está por llegar, algo que nos permitirá la subsistencia.