La reutilización del agua residual se ha convertido en una cuestión medioambiental de suma importancia. Al fin y al cabo, muchas son las actividades que las generan y que, sin la aplicación de los procesos adecuados, podrían acabar contaminando el ambiente. Sin embargo, el trabajo de Veolia Water Technologies consigue tratarla para que pueda tener otros muchos ciclos útiles.

 

La importancia del aprovechamiento de aguas residuales

La reutilización de las aguas procedentes de la industria es fundamental para preservar los recursos hídricos del planeta. Así quedó explicado en el último webinar de Veolia Water Technologies sobre tratamientos ecológicos con ese fin.

Para darnos cuenta del problema que supone la contaminación de los residuos hídricos, se calcula que casi un tercio de la población consume agua en malas condiciones por la presencia de patógenos y sustancias químicas nocivas.

Pero ¿en qué consiste fundamentalmente el tratamiento de este tipo de aguas? En concreto, se basa en la eliminación de los agentes contaminantes contenidos para su posterior reutilización con otros propósitos, sin generar problemas ambientales derivados.

Esto, en lo que respecta a las aguas negras que son, por ejemplo, las que salen a través del fregadero, del lavabo o del inodoro, es relativamente sencillo ya que pueden tratarse y utilizarse por ejemplo, para la agricultura. En cambio, en los procesos industriales es bastante más complejo, aunque igual de necesario.

¿Cuáles son las principales ventajas de reutilizar el agua?

Como es obvio, el tratamiento de las aguas residuales procedentes de la industria tiene una gran cantidad de beneficios. Vamos a verlos:

  • Agua limpia y segura allá donde sea necesaria. Debido a las necesidades industriales y de consumo, si no fuésemos capaces de reutilizar el agua residual tendríamos un grave problema. Debemos pensar en que, en el planeta, solo el 3 % del agua es totalmente apta para el consumo humano. Es cierto que se trata de un recurso renovable, pero el proceso no sucede con la suficiente velocidad teniendo en cuenta la demanda que realizamos. Sin embargo, nosotros somos capaces de acelerarlo hasta límites insospechados sin generar un impacto nocivo al medio ambiente.
  • Menos inversión de recursos económicos. Es decir, tratar aguas residuales procedentes de la industria es rentable y supone un importante ahorro de dinero. Tanto a medio como a largo plazo. Además, las legislaciones son cada vez más duras en esta materia. En Veolia Water Technologies garantizamos su cumplimiento para que nuestros clientes estén seguros durante el proceso.
  • El medio ambiente lo agradece. ¿El motivo? Estos procesos eliminan eficazmente los productos químicos nocivos presentes en el agua y que, de otro modo, acabarían formando parte de los ecosistemas y dañando a la flora y a la fauna que reside en ellos. Los sistemas necesarios para el tratamiento de las aguas industriales no son sencillos, pero se amortizan en el largo plazo.
  • Ahorro de recursos hídricos. Al reutilizar el mismo agua una y otra vez mediante su reciclado, es posible evitar que haya que obtenerla de acuíferos, pantanos y depósitos de agua naturales o artificiales similares. Por tanto, la agricultura, la ganadería y el propio consumo doméstico se ven beneficiados. También se consigue reducir el número de sequías y de restricciones sufridas por la población.

¿En qué áreas se pueden reutilizar las aguas residuales?

Resulta sorprendente la gran cantidad de usos que se les puede dar a las aguas residuales una vez que han sido tratadas convenientemente. De hecho, esta no es una práctica nueva. En 1958, el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas ya estableció una serie de directrices para que las aguas de mayor calidad se preservarán para el consumo humano y no fuesen utilizadas para labores en las que no fuesen necesarias.

Estos son algunos ejemplos de usos que se les puede dar al agua residual una vez que ha sido tratada convenientemente para su depuración:

  • Riego agrícola. En muchos casos, el suelo puede nutrirse con los desechos de las aguas negras. Es frecuente su uso en semilleros y cultivos.
  • Ámbito industrial. Las aguas residuales también pueden servir para la refrigeración de depósitos y tanques, así como para la alimentación de calderas.
  • Riego de zonas verdes. Sucede algo similar que con el riego agrícola. Los cementerios, los campos de golf o los bosques urbanos pueden aprovechar este tipo de agua.
  • Recarga de acuíferos. Cuando estos se vacían, es importante rellenarlos con agua para que el suelo se mantenga estable.
  • Otros usos. Además, las aguas residuales se pueden utilizar en la lucha contra los incendios, en los centros de lavado de coches, en las recargas de aire acondicionado o en la limpieza de calles, por ejemplo. Asimismo, también es muy útil en el ámbito de la construcción, para la limpieza del ganado o para la fusión de la nieve en lugares en los que hay temperaturas muy bajas.

Dicho esto, queda claro que hay un paso obvio de residuo a recurso. De hecho, solo hemos citado algunos de los usos que se le puede dar a este tipo de aguas y nos hemos dejado otras muchas en el tintero.

Sin embargo, queremos recalcar que, aunque el trabajo de Veolia Water Technologies sea de suma importancia a la hora de darle mejores usos al agua residual, aún queda mucho por hacer a la hora de preservar los recursos hídricos. Un gran número de empresas aún no conocen las bondades de nuestros servicios, que están basados en las tecnologías más punteras del momento, y siguen generando una gran cantidad de agua contaminada que no es sometida al proceso adecuado de depuración.

 

En definitiva, esperamos haber dejado clara la importancia de la reutilización del agua residual. En Veolia Water Technologies trabajamos con los más innovadores sistemas de tratamiento de agua y conseguimos unos resultados óptimos sobre todo tipo de aguas industriales sin importar de dónde procedan. Por ello, si quieres saber más acerca de nosotros o de nuestros servicios, te invitamos a que te pongas en contacto con nuestro equipo de atención al cliente.